1. Ambientación

Dispongámonos para vivir de la mejor manera este encuentro, tomemos una posición erguida, respiremos profundo y despejemos nuestra mente para concentrarnos y comenzar poniendo todo en manos de Dios, a través de la oración inicial.

1.1 Invocación al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, Consolador, hazte luz para quienes todo lo ven oscuro; amor, para quienes se creen o están solos; fuerza, para quienes perciben la debilidad física y también en su espíritu. Tú eres el mejor Abogado, defiéndenos de nosotros mismos, de nuestras melancolías y desesperanzas.

Amén.

2. Leamos la palabra y meditemos.

Busca en tu Biblia Marcos 2, 13-17 y lee minuciosamente el texto, enfocando tu atención en cada palabra, personaje y escenario, para interiorizar y comprender mejor su sentido.

2.1. Actividad: En este punto, el animador abrirá un breve conversatorio en torno a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál era el oficio de Leví y cuál fue la invitación que le hizo Jesús?
  • ¿De qué se escandalizan los fariseos?
  • ¿Qué opinan de la respuesta que Jesús da a los fariseos a causa de su escándalo?

Lo ideal es que en lo posible todos los jóvenes participen, mientras un coordinador actúa como moderador, retroalimentando las ideas y propiciando los aportes.

A continuación, compartimos las ideas principales a tener en cuenta por los coordinadores para la retroalimentación:

  • Jesús le dijo a Leví: Sígueme. Él se levantó y le siguió. (Marcos 2,14)
  • En su misión de curar el mundo, Jesús no descarta a nadie. Bienvenidos todos los pecadores que deseen cambiar su vida y todos los que quieran asumir esta tarea al servicio de los demás.
  • Ciertamente es un texto que nos invita a superar las fronteras para extender la salvación y estrechar los lazos de fraternidad para así unir a la humanidad.
  • Leví, el joven recaudador de impuestos, se pone de pie a causa de la llamada, Cristo lo ha llamado a una vida nueva, lo ha resucitado. Sorprende la decisión de este hombre, pues lo deja todo y se va con Jesús.

3. El Papa Francisco nos enseña.

«En el nombre de Dios que ha creado todos los seres humanos iguales en los derechos, en los deberes y en la dignidad, y los ha llamado a convivir como hermanos entre ellos, para poblar la tierra y difundir en ella los valores del bien, la caridad y la paz.

En el nombre de la inocente alma humana que Dios ha prohibido matar, afirmando que quien mata a una persona es como si hubiese matado a toda la humanidad y quien salva a una es como si hubiese salvado a la humanidad entera.

En el nombre de los pobres, de los desdichados, de los necesitados y de los marginados que Dios ha ordenado socorrer como un deber requerido a todos los hombres y en modo particular a cada hombre acaudalado y acomodado.

En el nombre de los huérfanos, de las viudas, de los refugiados y de los exiliados de sus casas y de sus pueblos; de todas las víctimas de las guerras, las persecuciones y las injusticias; de los débiles, de cuantos viven en el miedo, de los prisioneros de guerra y de los torturados en cualquier parte del mundo, sin distinción alguna.

En el nombre de los pueblos que han perdido la seguridad, la paz y la convivencia común, siendo víctimas de la destrucción, de la ruina y de las guerras.

En nombre de la fraternidad humana que abraza a todos los hombres, los une y los hace iguales.

[…] En el nombre de Dios y de todo esto […] “asumimos” la cultura del diálogo como camino; la colaboración común como conducta; el conocimiento recíproco como método y criterio»

– Papa Francisco, Fratelli tutti, n. 285.

4. Compromisos.

4.1. Privado: Piensa en un pecado que hayas cometido y tras una buena confesión y la obra del Señor en tu vida, has logrado mejorar y uno más que aún quieras superar.

4.2. #RetoSemanalPJ: Comparte en tus redes sociales una foto de algún momento en el que sientas que Jesús te llamó a seguirlo, o afianzaste tu cercanía con Él. No te olvides de etiquetar a  la Pastoral Juvenil de la Arquidiócesis de Cartagena.


5. Oración final.

El coordinador asignará a un joven de la comunidad para que se encargue de dirigir una oración espontánea a la luz de lo aprendido en el presente encuentro. Para finalizar, reproducir la siguiente canción:

(Qué detalle Señor has tenido conmigo)